<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=255057379578934&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Descarga el estudio de transformación digital

CEO, ¿sabe si su empresa está creando valor?

13 de septiembre 2021

¿Cómo puedes saber si tu empresa o proyecto está creando valor? Conoce los principales indicadores de valor empresarial y cómo calcularlos.

Paúl Lira Briceño

Autor:
Paúl Lira Briceño
Docente y consultor. Vicepresidente Senior y miembro del Comité de Clasificación para Perú, Bolivia y Panamá en Moody's Local S.A. MBA por Incae-Adolfo Ibáñez.

En los cursos de Finanzas que dicto en las escuelas de posgrado siempre pregunto a los participantes cuál es el objetivo último de una empresa. Entre la multitud de respuestas que recibo, se encuentran desde obtener rentabilidad, hasta generar liquidez. Sin embargo, muy pocos manifiestan la razón verdadera: las empresas son el vehículo por el cual los accionistas buscan aumentar su riqueza. Y esto, es una verdad que no pierde vigencia en el tiempo.

Sin embargo, a mediados de la década de los 70 del siglo pasado, una versión desnaturalizada tomó preponderancia. Innumerables graduados de escuelas de negocios alrededor del mundo egresaron con la creencia que dicho objetivo conllevaba un juego de suma cero, donde los stockholders se llevaban todo lo que estaba en la mesa. 

Afortunadamente, luego de la crisis subprime (2007-2008), surgió una corriente denominada Capitalismo Responsable, que mantenía inalterable el objetivo último de la empresa; esto es, aumentar la riqueza de los accionistas, aunque reconocía que se debía incluir a los grupos de interés (stakeholders) que giran alrededor de la firma. 

Esto no significa que la empresa deba compartir sus utilidades con ellos, sino más bien ofrecer un trato digno a sus colaboradores (salarios justos) y proveedores (pago oportuno), así como cumplir con sus impuestos y vincularse con la comunidad donde desarrolla sus actividades a través de obras de responsabilidad social.

Obtén una visión estratégica del negocio desde la gestión financiera y desarrolla un liderazgo efectivo - Solicita más información

 

La creación de valor empresarial

El incremento en la riqueza de los accionistas se da a través del aumento en el valor de las acciones que poseen, las cuales solo subirán si la empresa crea valor en forma consistente a lo largo del tiempo. El concepto de creación de valor es central en la teoría financiera y, sin embargo, es poco entendido entre los accionistas y la alta dirección de muchas empresas locales.

Crear valor, en síntesis, es simplemente que la empresa (o el proyecto, si se está evaluando uno), entregue una rentabilidad que sea superior al costo de los recursos (deuda y capital) que se utilizaron en financiarla1. Debe quedar claro que una empresa puede obtener rentabilidad y, aun así, estar destruyendo valor. Esto debe bastar para corregir la percepción equivocada de que la rentabilidad por sí sola es lo único deseable en un negocio.

Indicadores de rentabilidad

La pregunta que queda por responder es cómo saber si la empresa (o proyecto) está creando valor. La recomendación es la siguiente: si se está evaluando una empresa en marcha, se debe utilizar el EVA2 (Economic Value Added), en tanto el Valor Presente Neto (VPN) es el indicador a emplear si se está evaluando un proyecto.

El EVA utiliza los EEFF de la empresa (Estado de Situación Financiera y Estado de Resultados) y entrega el resultado en unidades monetarias (soles, dólares o en la moneda en la que se tenga la contabilidad de la empresa). La fórmula del EVA se presenta a continuación:

formula eva economic value added para calcular el valor de un proyecto

Donde:

  • NOPAT = Utilidad Operativa x (1 – Tax)
  • Capital invertido = Activos totales – Pasivos espontáneos
  • Costo de capital = Costo promedio ponderado de capital de la empresa

El NOPAT son las siglas en inglés de Net Operating Profit After Taxes o, lo que es lo mismo, utilidad operativa después del impuesto a la renta.

Los pasivos espontáneos son aquellos por los que la empresa no paga intereses. Típicamente se encuentran dentro de esta categoría a proveedores, impuestos por pagar (corto plazo) y salarios por pagar.

El costo promedio ponderado de capital, es el famoso WACC (Weighted Average Cost of Capital) y representa el costo ponderado de los recursos (Deuda y Equity) que se han utilizado para financiar las actividades de la empresa (Activos). El costo de la deuda es la tasa de intereses después de impuestos (i x (1-Tax)) y el costo de capital es lo que los accionistas esperan ganar como mínimo por su inversión en la firma3.

El WACC puede definirse, también, como la valla de rentabilidad que la empresa debe superar para crear valor para los accionistas4. Así, por ejemplo, si el negocio entrega una rentabilidad de 15% y el WACC es del 10%, entonces es claro que la empresa cubre la rentabilidad mínima requerida y genera 5% por encima de las expectativas de acreedores y accionistas.

El ejemplo siguiente ayudará a una mejor comprensión de este indicador. Asumiendo que para una empresa en el 2020, la utilidad operativa después de impuestos (NOPAT) es de S/20 mil, que el capital invertido asciende a S/150 mil y el WACC es del 10%, se tiene lo siguiente:

formula para calcular el costo promedio ponderado de capital wacc

 

Aplicando la fórmula, se obtiene un EVA de S/5 mil. Esto quiere decir que la empresa cubrió la rentabilidad mínima exigida (S/15 mil = S/150,000 x 10%), con el NOPAT (S/20 mil) y, adicionalmente, entregó S/5 mil a los accionistas. En otras palabras, esa empresa creó valor por esa cantidad. ¿Quién se lleva ese valor creado?, pues los accionistas.

En el caso de un proyecto, la generación de valor se mide a través del VPN. La fórmula del VPN, también conocido como Valor Actual Neto (VAN), es la siguiente:

formula para calcular el vpn valor actual neto

Tal como indica la fórmula, el VPN muestra en términos monetarios cuánto más (o menos) que la inversión (Inv.) han rendido los flujos de caja proyectados durante la vida operativa del proyecto, descontados a la tasa de rentabilidad mínima exigida por acreedores y accionistas. Un proyecto debe aceptarse si el VPN es mayor o igual a cero; y rechazarse, si este indicador es negativo. 

Un punto importante a destacar es que se está empleando el flujo de caja libre (FCL) que origina el proyecto. El FCL, no incluye el pago del servicio de deuda. El término “libre” significa que ese efectivo está disponible (libre) para ser repartido entre quienes financiaron el proyecto (acreedores y accionistas, en ese orden)5.

El ejemplo que sigue ayudará a entender cabalmente este indicador. Supongamos que un proyecto en el que está contemplando invertir una empresa demanda una inversión de S/100 y dura solo un año.

Asimismo, la rentabilidad mínima exigida (WACC) es 10% y el flujo de caja (FCL) en el único año de operación asciende a S/110. No hay que perder de vista que, si el FCL es de S/110, se está obteniendo la rentabilidad mínima requerida (110/100 – 1= 10%). Aplicando la fórmula del VPN se tiene:

aplicando la formula del vpn indicador de valor

Un VPN igual a 0 significa que el proyecto que se está evaluando les ha otorgado a los inversores la rentabilidad mínima exigida (10% en el ejemplo). Es por esta razón que un proyecto debe aprobarse si su VPN es cero. 

Por otro lado, ¿cuál es el significado si el proyecto arroja un VPN mayor a cero? Simple, este ha rendido el mínimo requerido y, encima, les está entregando a los accionistas un monto monetario adicional a la rentabilidad exigida. Lo anterior grafica claramente por qué el VPN es un indicador de creación de valor por excelencia.

 

El rol de la Alta Dirección

La búsqueda de actividades que creen valor para la empresa debe ser responsabilidad de la alta dirección. El CFO, por su parte, tiene un rol fundamental. Un CFO moderno, debe internalizar su rol estratégico y ser, por su misma naturaleza, un celoso defensor de las palancas de generación de valor de la empresa y no convertirse en simplemente un bombero financiero focalizado en el día a día.

Hay un caso en un libro de Finanzas Corporativas que lleva como título Quebrando mientras se gana. En él se presenta cómo una empresa puede destruir valor sin que los directivos se den cuenta. En el caso de la búsqueda de rentabilidad per se, deja de lado el hecho de que esta siempre debe ser superior o igual al costo de los recursos que se emplearon para financiar las actividades del negocio. 

El caso termina cuando el principal accionista tiene que interrumpir sus vacaciones ante la llamada desesperada del CFO, informándole que la empresa está a punto de quebrar.  Si no desea ser interrumpido en su merecido descanso vacacional, hágase un favor y entienda claramente si su empresa está creando o destruyendo valor. Al final del día, eso es lo único que cuenta si quiere una empresa próspera y una mayor riqueza personal. 

 

Si te interesa fortalecer tus conocimientos y habilidades en las metodologías de valoración de activos, decisiones de inversión y financiamiento, así como gestión y manejo del riesgo, la Maestría en Dirección Financiera del PAD es tu mejor opción. 

Los participantes de la Maestría en Dirección Financiera del PAD no solo adquirirán una visión estratégica del negocio desde la dirección financiera, sino también tendrán la posibilidad de desarrollar un liderazgo efectivo y auténtico, de modo que puedan posicionarse como CFOs que decidan el rumbo de sus negocios.

Te invitamos a conocer más sobre la Maestría en Dirección Financiera aquí.

 

Obtén una visión estratégica del negocio desde la gestión financiera y desarrolla un liderazgo efectivo - Solicita más información