<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=255057379578934&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Descarga el estudio de transformación digital

¿Cómo gestionar en entornos complejos y desafiantes?

10 de junio 2021

Estos son los factores que los directivos deben tomar en cuenta cuando se trata de gestionar riesgos para sus organizaciones en entornos complejos.

PAD Escuela de Dirección

Autor:
PAD Escuela de Dirección

Tan solo en el último año, diferentes industrias han tenido que adaptarse e incluso reinventar sus modelos de negocio como respuesta a la crisis sanitaria, la disrupción tecnológica y digital y los diferentes cambios sociales y culturales en los consumidores y usuarios. 

En ese sentido, la gestión de riesgos es la carta que tienen las organizaciones para enfrentar escenarios complejos y dar respuesta a las amenazas e incertidumbres que pueden aparecer en su camino.

Nueva llamada a la acción

¿Qué factores tener en cuenta en la gestión organizacional?

La gestión de riesgos se traduce en buenas prácticas que involucran diversos aspectos de la organización. A continuación, se detalla algunos de los elementos que son clave para gestionar organizaciones en entornos complejos.

1. La cultura

La cultura es un factor clave para la efectividad de la estrategia. Por ello, cuando se trata de gestionar en entornos inciertos, la manera más efectiva de lograr el cumplimiento de los objetivos organizacionales es generando una sólida cultura de riesgos que, además, refleje la visión, misión y los valores centrales de la organización. 

Esto impulsará no solo una comprensión profunda de los riesgos organizacionales, sino también actitudes y comportamientos que influyan en las decisiones de las gerencias y de los distintos departamentos.

equipo de trabajo gestionando un riesgo empresarial

Construir una cultura de riesgos será clave, pues permitirá que cada colaborador tenga reacciones mucho más ágiles frente a nuevas amenazas, mejorando su capacidad de dar respuestas acordes al riesgo definido a nivel empresarial. 

Naturalmente, esto es un desafío. Los cambios culturales son esfuerzos cuyos resultados son verificables en el largo plazo y requieren de acción permanente. Sin embargo, son clave para el éxito en entornos inciertos.

2. Información y tecnología

El adecuado manejo de la data es un factor que las organizaciones pueden usar a su favor para identificar oportunidades y amenazas. Para hacerlo, las empresas necesitan apoyarse en la tecnología con herramientas que permitan interpretar la gran cantidad de datos disponibles.

Al integrar la información y la tecnología, las compañías pueden tener incluso ventajas competitivas al anticiparse o visualizar eventos o tendencias relevantes. Esto permite que quienes toman las decisiones en la organización puedan observar escenarios que, en otras circunstancias, no se habrían podido prever.

mujer analizando datos en una laptop

3. Simplicidad

Cuando se trata de gestión de riesgos, “menos es más”. Frente a entornos complejos, es de gran ayuda contar con metodologías y herramientas sencillas, fáciles de entender, establecer y, sobretodo, ejecutar. De modo, será más fácil asegurar su permanencia en el tiempo, así como garantizar que la mayor parte de la organización las use con eficacia.

Nueva llamada a la acción

4. Priorización

En entornos complejos es natural que la organización identifique más de un riesgo o amenaza. Por ello, es función de los directivos y líderes organizacionales observar y analizar los riesgos y determinar, en primer término, aquellos eventos que son de mayor relevancia.

No es conveniente intentar analizar todos en matrices u otras herramientas, y mucho menos tratar de gestionar cada uno de ellos. Es mejor poner el énfasis y recursos en aquello que resulta más vital para la organización.

ejecutivos evaluando riesgos financieros

El rol de la alta dirección

La alta dirección tiene un papel fundamental en la gestión en entornos complejos, pues son los tomadores de decisiones. Los directivos deben tener las competencias para dirigir la adaptación, supervivencia y prosperidad de sus empresas durantes estos escenarios. Es así que su capacidad para tomar buenas decisiones, como sus conocimientos y skills, deben crear valor para la organización.

Es en esa línea que el PAD Escuela de Dirección ofrece a los directivos el Programa de Alta Dirección, el espacio ideal para poder adquirir la formación que necesitan para que, en su trabajo como directivos, puedan liderar con éxito sus organizaciones.

Gracias a la metodología del caso, los participantes pueden entrenar su capacidad de toma de decisiones con un método que simula un comité de gerencia. Esta experiencia los entrena con casos reales empresariales y mejora su habilidad para identificar oportunidades en el entorno. 

Este programa, además, ofrece un contenido que incorpora pilares fundamentales como la Dirección Financiera, Estrategia y ejecución, Gobierno de personas e Innovación y transformación. Esta mirada integral permite a los alumnos adquirir habilidades para anticipar de manera exitosa los retos del entorno y así asegurar de manera consecuente el futuro de sus organizaciones. 

Te invitamos a formar parte del programa de formación de directivos más relevante en el Perú. Los más de 1600 gerentes generales y directivos senior de las mejores empresas del país que han pasado por sus aulas lo avalan.

Si deseas conocer más sobre el contenido del programa, así como las próximas fechas de inicio, puedes consultarlo en este enlace del Programa de Alta Dirección.

New call-to-action