<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=255057379578934&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Nueva llamada a la acción

21 minutos de lectura

post-title

¿Cómo mejorar la toma de decisiones en la alta dirección en tiempos desafiantes?

Mejorar la toma de decisiones en una empresa es un objetivo clave en esta coyuntura. Conoce lo que expertos en management recomiendan a altos directivos.

PAD Escuela de Dirección

Autor:
PAD Escuela de Dirección

El nuevo hábitat que le ha tocado a las empresas en la actualidad es la incertidumbre. En este escenario, las decisiones que tomen los directivos serán aún más cruciales para la competitividad y sostenibilidad de sus organizaciones. 

Luis Huete, uno de los profesionales de referencia en management internacional, profesor del IESE Business School y profesor invitado del PAD, junto a Ernesto Weissmann, especialista en toma de decisiones de habla hispana y profesor del IPADE México, dialogaron sobre este tema en un webinar organizado por el PAD Escuela de Dirección.

 

Nueva llamada a la acción

 

¿Cómo pueden las empresas decidir más y mejor?

Para Ernesto Weissmann, las empresas que deciden más tienen mejores resultados. “A las compañías que se animan a tomar más decisiones les va mejor que a las que no y estas organizaciones que antes decidían o planificaban con niveles de incertidumbre más bajos hoy requieren aprender a trabajar en un entorno más turbulento”, señala.

En esa línea, compartió un modelo que puede ayudar a lograr que la Alta Dirección de una organización pueda optimizar su proceso de toma de decisiones. Este considera 5 grandes ejes:

1. Dirección estratégica

Cuando en una compañía los colaboradores tienen claras las prioridades y objetivos se animan a decidir mucho más que cuando no. Lo mismo sucede cuando hay comunicación y alineación a lo largo de toda la organización. De igual manera, el ejercicio de la anticipación a la incertidumbre juega un rol clave.

alto directivo tomando una decision de negocio

2. Arquitectura organizacional

Tiene que ver con el diseño de la organización. Aquí se trata de tener roles claros para las decisiones clave, tener una estructura ágil y enfocada en crear valor, así como rutinas que aseguren que las decisiones se tomen en el momento adecuado.

3. Metodologías y procesos

La idea es tener metodologías y herramientas adecuadas para las decisiones clave, así como procesos de decisión robustos y ágiles. El análisis de datos para tomar decisiones basadas en evidencia también es fundamental.

4. Cultura

Esta debe fomentar que se tomen más y mejores decisiones, donde haya mayor compromiso, liderazgo y empowerment para lograr mayor agilidad. Generar una cultura que permita el error, que dé accountability y generar los incentivos para que las personas quieran tomar decisiones es un punto crucial.

5. Competencias

Tiene que ver con habilitar al otro para tomar decisiones. Para ello, hay que tener talento en los puestos indicados, desarrollar habilidades analíticas, emocionales y sociales; de modo que los equipos sean potenciados con comportamientos adecuados.

ceo liderando una reunion en equipo

 

Por su lado, Luis Huete agregó tres puntos importantes a tener en cuenta respecto a la toma de decisiones:

6. Pasar de un liderazgo personal a un liderazgo de equipos

Hoy en día se requiere sentar en una mesa personas diversas, con backgrounds distintos y con intereses personales diferentes. Lograr que cooperen, colaboren y se entiendan es muy difícil, más aún tomar decisiones que sean acertadas.

7. La importancia de la seguridad psicológica

Este tema tiene mucho que ver con la gobernanza y se trata de cómo están haciendo las empresas para fomentar que sus colaboradores y equipos compartan sus ideas. 

“En ocasiones no se crea un clima en donde se puede hablar con seguridad psicológica, entonces las personas no dicen lo que piensan. En lugar de ello, se apuntan a la opinión mayoritaria o a lo que piensan que el gerente general desea. Ahí se empobrece enormemente la calidad de decisión”, señala.

8. La relación entre decidir bien y ejecutar

Si bien las empresas dependen de las circunstancias, el experto señala que, en su experiencia “pondría 20 puntos a decidir bien y 80 puntos a ejecutar bien. Es importante que, cuando se tomen decisiones, pensar también en la ejecución”, indica.

Teniendo todo ello en cuenta es que comparte un modelo sobre las dimensiones de las decisiones, que integran las siguientes:

  • Dimensión funcional: ya que es necesario que genere resultados a corto plazo.
  • Dimensión mecánica: ya que trata de que encajen procesos, procedimientos, normas, reglas, sistemas de control, etc.
  • Dimensión orgánica: ya que tiene que ver con la psicología, sentimientos, con las expectativas de las personas, etc.
  • Dimensión proactiva: pues, en ocasiones, impulsa a la reinvención.

directivo pensando en como mejorar la toma de decisiones

 

Asimismo, añade una herramienta que describe los pasos para tomar buenas decisiones en equipo e integrar los puntos de vista complementarios, especialmente en decisiones complejas. Esta sigue las siguientes fases:

  • Deshielo: referido al principio, donde el objetivo es que la gente conecte. 
  • Hacerse con los datos: una fase para obtener información.
  • Deliberación: donde se debate en base a la data recolectada. 
  • Incubar posibles soluciones: se empiezan a plantear alternativas.
  • Ver la luz: donde algunas opciones empiezan a ser mejores que otras.
  • Construir consenso: se busca que la mayor parte de los participantes estén de acuerdo 
  • Decisión final: donde se elige la alternativa más adecuada.
  • Reforzar: sobre la decisión final ya hecha.

Además, el experto añade que en ciertas fases, ciertos perfiles son clave: “Hay que gestionar el estado anímico del equipo para que la decisión sea buena; por ello, aconsejamos perfiles que son más rigurosos pues pueden ayudar al principio, perfiles más creativos pueden ayudar en la fase 4 o 5, perfiles más integradores en la fase 6 y perfiles más de acción en la toma de decisión”.

 

New call-to-action

 

El futuro de la toma de decisiones

1. Estabilizadores en la empresa

Para Luis Huete, las empresas necesitarán estabilizadores, especialmente en momentos de incertidumbre, cambio o incluso de crecimiento. Un tipo de estabilizador son los mecánicos. Estos se refieren a buenos procesos, protocolos, pautas, controles de gestión, entre otros. 

Otro de los estabilizadores que se necesitaría es el orgánico. Este tiene que ver con la cultura de la organización, los valores, sentimientos y compromiso de las personas. “Ambos estabilizadores se refuerzan y permiten encauzar la organización, de modo que los cambios externos no acaben generando conflictos internos o generen disfunciones”, señala.

2. La ciencia de datos

Por otro lado, Ernesto Weissmann tiene una postura que se apoya más en la ciencia de datos. “Creo que va a tomar un rol cada vez más relevante en la toma de decisiones. Hoy tomamos un montón de decisiones en base a datos obtenidos por computadoras; pero, al ser humanos, nos da pie a errores de comportamiento, juicio, etc., que nos hacen decidir mal. Creo que esto se corregirá en el futuro y cada vez habrá más decisiones tomadas con algoritmos”, puntualiza.

La ciencia de datos va a tomar un rol cada vez más relevante en la toma de decisiones. Cada vez habrá más decisiones tomadas con algoritmos.

 

Aprender a tomar decisiones

El valor del directivo está en su capacidad de tomar decisiones. Por ello, hoy más que nunca es necesario estar preparados para sobresalir en un entorno completamente acelerado y encontrar oportunidades en medio de las crisis.

Es por esa razón que el PAD ha lanzado programas especializados en la alta dirección, es decir, gerentes generales y C-Levels, con la finalidad de prepararlos para los retos que tendrán que afrontar en sus organizaciones.

Programas como el Senior Executive MBA, el Programa de Alta Dirección, Programa para Futuros Directores y el Programa de Especialización para Directorios aplican una metodología práctica para el entrenamiento en la toma de decisiones y aportan valor a los participantes al fomentar la interacción con perfiles directivos homogéneos.

Te invitamos a conocer más sobre nuestros Programas para la Alta Dirección aquí.

Nueva llamada a la acción