<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=255057379578934&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Descarga el estudio de transformación digital

Diagnóstico organizacional: ¿qué es y cuál es su importancia para la organización?

29 de mayo 2021

La importancia del diagnóstico organizacional se encuentra en su capacidad para revelar lo que sucede dentro de la organización más allá de lo visible. De este modo se pueden identificar problemas para hallar oportunidades de mejora.

PAD Escuela de Dirección

Autor:
PAD Escuela de Dirección

Los buenos directivos saben que la organización es mucho más que operaciones y estados financieros. Por ello, también dirigen sus esfuerzos a comprender las relaciones que existen dentro de la organización. Y para poder identificar aquello que necesita mejorar se requiere de un diagnóstico empresarial.

 

¿Qué es el diagnóstico organizacional?

“Así como sucede con un diagnóstico médico, el diagnóstico organizacional es una foto de su estado a partir de unas variables. Analizarlas requerirá tener en mente cómo se relacionan estas variables y establecer criterios relevantes que permitan evaluar la salud de la organización”.

Realiza un diagnóstico rápido y sencillo de tu organización - Analiza tu empresa gratis aquí

Así lo explica Erique Seminario, director del Programa de Liderazgo Directivo y miembro del comité de la Maestría en Gobierno de Organizaciones del PAD Escuela de Dirección.

No obstante, tal y como pasa con las personas, las organizaciones también son dinámicas. Ello implica una constante evolución, por lo cual los diagnósticos deben ser periódicos para evidenciar las variaciones en las variables de análisis.

directivo analizando las variables de un diagnostico organizacional

 

Las variables sobre las que se evalúa la organización

El diagnóstico organizacional debe ser capaz de evaluar tanto la parte formal como el nivel relacional de la organización. Dentro de una empresa hay muchas realidades medibles, pero otras realidades relevantes son casi imposibles de cuantificar. Además, dado el alto nivel de complejidad de una organización, es necesario tener tanto una mirada focalizada como una sistémica.

Si bien el aspecto formal de la organización compuesta de los estados financieros, activos, la parte legal, etc. da mucha información, no es suficiente para realizar un buen diagnóstico, pues es necesario evaluar temas menos aparentes.

“Un iceberg se compone de una parte que podemos ver que está sobre la superficie y de otra que está debajo, que es la más grande. La organización es similar. La realidad que está debajo es mucho más grande e influye sobre la parte visible y esto sucede porque la organización es, sobretodo, un conjunto de relaciones personales”, enfatiza Enrique Seminario.

La organización es, sobretodo, un conjunto de relaciones personales.

Por ello, el diagnóstico no puede centrarse únicamente en el lado formal, sino que tiene que evaluar el impacto de lo que sucede a nivel relacional de la organización. En esa línea, hay tres grandes áreas dentro de la organización sobre la cual se debe hacer el análisis:

  1. Poder. Se refiere a los recursos que tiene la organización, la parte financiera, sus activos, la cantidad de recursos que genera con su actividad, entre otros.
  2. Saber. Se refiere al expertise propio de la organización, sobre el cual ha desarrollado su ventaja competitiva.
  3. Querer. Tiene que ver con la identificación de los colaboradores tanto con la organización, como con la misión y los líderes. Este nivel es el resultado de un esfuerzo adicional planteado por la organización.

personas sonriendo en una oficina

 

La importancia del diagnóstico organizacional

“Así como en un diagnóstico médico se identifican enfermedades, en un diagnóstico organizacional se identifican problemas propios de la organización que indican que algo no está funcionando. Así como una persona no está siempre completamente sana, no existe una organización totalmente saludable”, indica Enrique Seminario.

Como se señala, la importancia del diagnóstico empresarial radica en su capacidad de evidenciar problemas y, cuando se ha realizado correctamente, suele arrojar más de uno. Cuando se tienen varios problemas identificados, entra a tallar la prudencia directiva, pues los altos mandos deben ser capaces de tener una mirada global de los problemas para priorizarlos y tomar decisiones.

No es bueno tratar de enfrentar muchos problemas de golpe. Hay que apuntar a unos pocos para focalizar el esfuerzo, aconseja Enrique Seminario.

Por otro lado, resalta que existen momentos adecuados para hacer diagnósticos. Uno de ellos es a finales o inicios de año, ya que permiten evaluar el desempeño de la organización durante el último periodo de tiempo. Otra ocasión son los inicios de proyectos o encargos, así como también cuando empieza a notarse que algo no está marchando bien en la empresa.

 

Lidera la transformación cultural de tu empresa y potencia su crecimiento - Conoce más aquí

 

¿Qué hace falta para realizar un diagnóstico organizacional?

Según el experto, antes de dar comienzo al proceso de diagnóstico organizacional, una empresa debe cumplir con tres requisitos, los cuales se detallan a continuación:

1. Tener interés en cambiar

El punto de partida debe ser una mirada autocrítica y realista de la propia organización. Es necesario que los directivos tengan la apertura para aceptar los problemas que se logren identificar para poder aplicar soluciones.

directivos conversando sobre el diagnostico oganizacional

2. Saber diagnosticar

A veces las organizaciones perciben los síntomas, pero no encuentran el diagnóstico acertado. En esos casos, se debe recurrir a expertos en la realización de diagnósticos. Estos pueden ser liderados por directivos con mayor experiencia en el tema, consultores externos o académicos que ofrezcan una mirada de mayor distancia sobre la organización.

3. Saber escuchar a la organización

La información que se necesita para el diagnóstico está ahí para ser escuchada. Saber escuchar quiere decir hablar con muchas personas. Mientras se escuche a más personas o se les dé la oportunidad de que expresen su punto de vista sobre lo que está ocurriendo o lo que no está funcionando bien, mejor será el diagnóstico. Se debe escuchar a todos los niveles para tener una mirada más aguda de lo que ocurre.

En suma, el principal beneficio del diagnóstico organizacional es que permite tener un retrato sobre el estado de la empresa más allá de lo formal, pasando por las relaciones entre personas y el comportamiento organizacional, de modo que pueda identificarse las oportunidades de mejora.

Y esto es precisamente lo que los directivos pueden aprender en la Maestría en Gobierno de Organizaciones del PAD-Escuela de Dirección, un programa que potencia las competencias directivas, fortalece el entendimiento de la organización y de las personas con el objetivo de alcanzar un desarrollo sostenible organizacional.

Te invitamos a conocer más sobre la Maestría en Gobierno de Organizaciones aquí.

New call-to-action