<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=255057379578934&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Desafíos de las inversiones financieras: evolución y perspectivas

19 de julio 2022

¿Cuáles son las implicancias de la coyuntura política, social y económica mundial en los mercados financieros internacionales y locales? Un experto detalla las perspectivas a considerar en las inversiones financieras a corto y mediano plazo.

Paul Rebolledo

Autor:
Paul Rebolledo
CEO de Tandem Finance y Director de Financial Valuation en PiP Latam. Profesor de Finanzas en la Universidad de Piura.

La Maestría en Dirección Financiera del PAD Escuela de Dirección organizó el webinar “Desafíos de las inversiones financieras: evolución y perspectivas” que tuvo como ponente a Paul Rebolledo, Gerente de Valuación en Proveedor Integral de Precios del Perú y CEO de Tandem Finance, quien brindó detalles sobre la situación económica mundial y local, así como algunos factores a considerar en el corto y mediano plazo.

 

¿Qué ha pasado con la economía mundial y local?

La economía post pandemia: lado internacional

Del lado internacional, la economía pospandemia presenta una inflación en niveles muy altos, debido a problemas de oferta y demanda. Este último tiene que ver con la recuperación de las economías y la generación de una mayor demanda insatisfecha.

Por otro lado, “el problema de oferta tiene que ver con la etapa post COVID en la cual se han creado cuellos de botella en la provisión de suministros y alza de costos en fletes, así como los efectos de confinamiento en China. A ello se le suma la problemática de la invasión a Ucrania, que ha tenido un impacto drástico en el mercado de energía, alimentos y otras materias primas”, señala Paul Rebolledo.

El precio del petróleo está en niveles altos, a raíz de temas de la cadena productiva y un efecto post COVID importante que se ha visto exacerbado por la guerra en Ucrania. Por otro lado, el precio del trigo iba bastante estable incluso en la parte post pandemia pero, a raíz de la guerra con Ucrania, ha habido incremento sustancial en su precio.

También vemos un aumento significativo en los precios internacionales de la energía y los alimentos y, por lo tanto, con el incremento de estos insumos, pues tenemos una inflación galopante.

Es a raíz de esta inflación que los bancos centrales han comenzado a aumentar las tasas de interés alrededor del mundo. “Estados Unidos y la mayor parte de bancos centrales inyectaron mucho dinero a las economías durante el 2020. Esto trajo consigo un boom en las rentabilidades de distintas clases de activos y ahora es momento de recoger ese dinero para controlar las presiones inflacionarias y anclar las expectativas”, indica.

 

New call-to-action

 

La economía post pandemia: lado local

La economía local ha estado también bajo la influencia del contexto inflacionario y, adicionalmente, del ruido político. Tras una reactivación post COVID, la economía peruana comenzó a ralentizarse. 

“Hay problemas en la ejecución del gasto público, una inversión pública estancada que va de la mano con un enfriamiento de expectativas por el ruido político. Los costos de endeudamiento del Gobierno se han incrementado y las expectativas de inflación han aumentado”, señala el experto. 

Cabe considerar que el Banco Central ha aumentado sus tasas de referencia y hay un pesimismo latente en las expectativas del panorama de la economía a 3 y 12 meses. “El incremento de tasas de interés del mercado también ha generado un incremento en las tasas de interés activas en moneda local. Lo que vemos es que el impacto de aumento de tasas de referencia es mayor en en los préstamos de menor riesgo”, precisa Paul Rebolledo.

 

persona preocupada por los cambios en los precios de abarrotes

 

 

Impactos en los mercados financieros

Lo que se ve en general es que el sentimiento de riesgo se incrementa tanto en el mercado de bonos como en el de acciones globales y el riesgo en Perú va en línea con ello, exacerbado además por el riesgo político local. 

Vemos incrementos de tasas de interés alrededor del mundo y Latinoamérica no ha sido una excepción. Esta no es una situación anormal de Perú, sino que es una situación que se da en toda Latinoamérica.

 

Sobre el desempeño de la renta fija 

Si la tasa gubernamental se incrementa, el precio de los bonos cae y, por lo tanto, las rentabilidades en la renta fija se afectan fuertemente. Esto se traduce en rentabilidades negativas para los distintos tipos de inversiones; por ejemplo, fondos de renta fija y el fondo 1 de AFP.

“Si vemos las rentabilidades de los fondos mutuos y la renta fija de mediano plazo, veremos que en el 2021 estuvieron todos bajos y en lo que va del año también, tanto en soles como en dólares. Ello a raíz del incremento de las tasas de los bancos centrales”, indica Rebolledo.

 

Sobre el desempeño de la renta variable 

La Bolsa de Valores de Lima ha tenido fluctuaciones entre marzo de 2021, cuando hubo una subida por el incremento de los commodities, hasta marzo de 2022, cuando nuevamente cae en línea con la caída de los mercados internacionales. 

Por otro lado, el entorno externo es favorable para la economía peruana debido al boom en los precios de los commodities, especialmente del cobre. Esto ha jugado a favor de los términos de intercambio y, a su vez, a favor de la bolsa. 

“En este período (agosto de 2021 y mayo de 2022), el precio del cobre estuvo oscilando en niveles pico, la Bolsa de Valores obtuvo rentabilidad entre 20 y 30%, por lucir barata frente al resto de la región en un entorno favorable de los commodities. Además, las utilidades en este periodo fueron mejores a las esperadas”, comenta.

No obstante, lo que ahora sucede es que, ante una política monetaria restrictiva, la tasa de interés se está incrementando. “A partir de marzo de 2022, la incertidumbre mundial sobre la senda inflacionaria y el ruido político local han hecho que en el año los índices se retraigan”, enfatiza.

 

inversion financiera en bolsa de valores

 

Sobre el desempeño del tipo de cambio 

Históricamente, el tipo de cambio va guiado por el precio del cobre. Si el precio del cobre cae, el tipo de cambio sube. Sin embargo, en el último periodo se está viendo un tipo de cambio y un precio del cobre al alza. “Eso nos hace pensar que hay otros factores que están influyendo en esta última parte, y, sin duda, uno de ellos es el factor político”, enfatiza.

No obstante, la moneda peruana es una de las más estables de la región, a pesar de la volatilidad por el ruido político. Por otro lado, desde el 2019 el dólar viene apreciándose, mientras que otras monedas se deprecian. Sin embargo, en 2022 se ha visto una apreciación de las monedas latinoamericanas, sobre todo aquellas vinculadas a commodities. Sobre el tema, Rebolledo señala:

El financiamiento a tasas bajas para invertir en activos con tasas altas juega a favor de los bonos emergentes y sus tipos de cambio (carry trade).

 

¿Cuáles son las perspectivas de los mercados financieros?

Claramente, las valorizaciones se ven atractivas en este momento. Sin embargo, a pesar de ello, los riesgos de inflación mundial y político local abogan por tomar posiciones defensivas. “En un entorno de tasas al alza y de incertidumbre, los depósitos a plazo o bonos de corto plazo se vuelven más atractivos respecto a las inversiones financieras, principalmente para perfiles de riesgo más conservadores”, menciona Rebolledo.

Por otro lado, será determinante el monitoreo de señales tempranas de disminución en las presiones inflacionarias. Además, en un entorno de inflación alta no transitoria, será importante mantener activos cuyas rentabilidades cubran al menos el costo de vida. 

Desde su posición, el experto comparte su visión sobre el escenario base actual. “En general, las presiones inflacionarias continuarán en el corto plazo y la economía global se irá ralentizando en la medida que las tasas de interés suban”, añade.

Además, los aumentos de tasas y la disminución de confinamientos en China en un horizonte de 6 a 12 meses podría ocasionar alivios progresivos en las presiones inflacionarias. Esto, a su vez, produciría un cambio en los bancos centrales hacia una posición más neutral que terminaría con el ciclo de alzas. Y ello paulatinamente gatillaría el regreso a activos de riesgo.

 

Perspectivas por asset classes

Paul Rebolledo comparte los siguientes apuntes:

1. Para las acciones:

  • A nivel global, la performance dependerá de la senda de alzas que tomen los bancos centrales de economías desarrolladas y su impacto en la disminución de la inflación.
  • A nivel individual, importará la capacidad de generar ingresos para las empresas en un contexto de incremento de costos.
  • Habrá una preferencia por sectores no cíclicos y más defensivos hasta que las presiones inflacionarias vayan cediendo.
  • Y, a nivel local, habrán algunos sectores que podrían verse beneficiados con el alza de tasas (sector financiero) y de altos precios de commodities (minería).

2. Para el caso de los bonos:

  • A nivel global, se encaminan a seguir sufriendo desvalorizaciones debido a que las tasas continuarán en aumento.
  • Se recomienda cautela con bonos de alto rendimiento, dado que los spreads podrían seguir aumentando en la medida en que las economías se desaceleren.
  • Habrá una preferencia por renta fija a corto plazo, de sectores estables (financieros) y a cupón variable.
  • Su atractivo volverá en el cuarto trimestre 2022/ primer trimestre 2023 cuando el incremento de tasas se consolide.

3. Respecto al tipo de cambio:

  • Es lo más difícil de estimar.
  • El carry trade seguirá en la medida en que los diferenciales de tasas entre economías desarrolladas y emergentes se mantengan. Los precios de los commodities juegan a favor.
  • Oscilación en rasgos de 3.65 y 3.85 pero con amplia volatilidad.
  • En la medida en que la Feda aumente tasas de manera más agresiva/mayor ruido político, el tipo de cambio estaría en la parte más alta de los rangos.

 

¿Qué riesgos se ven a nivel global y local?

El principal riesgo es el aumento de tasas de la Reserva Federal y otros bancos centrales. “Si es mayor a la que se espera, traería un ajuste mayor en la renta variable”, señala el experto. 

Además, una agudización del conflicto internacional traería un incremento nuevamente de la espiral inflacionaria, así como efectos de segundo orden. Ello jugaría en contra de los activos de riesgo.

A nivel local, los principales riesgos serían un mayor deterioro en la confianza local y el riesgo político. “Esto es  algo que hay que monitorear teniendo en cuenta que las expectativas todavía siguen en terreno pesimista”, indica.

 

Hacer frente a estos retos requiere preparación en temas financieros, manejo del flujo de caja y los distintos instrumentos financieros. En ese sentido, la Maestría en Dirección Financiera del PAD brinda a los directivos una formación exhaustiva en riesgos, inversión, funding, valorización de activos financieros y demás temas que les permitirán sacar provecho en una situación como la actual.

Descubre todo lo que obtendrás en esta maestría en este enlace.

New call-to-action