<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=255057379578934&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Descarga el estudio de transformación digital

La crisis del coronavirus no tiene por qué terminar en despidos

11 de diciembre 2020

La preocupación por el impacto económico del coronavirus es bastante alta en el entorno empresarial y la decisión de realizar despidos puede llegar muy rápidamente. Sin embargo, esto puede evitarse. 

PAD Escuela de Dirección

Autor:
PAD Escuela de Dirección

Los expertos Atta Tarki, Paul Levy y Jeff Weiss cuentan, en un artículo del Harvard Business Review, cómo las empresas deben enfrentar los despidos debido a la crisis sanitaria del coronavirus.

Durante las semanas previas, sus clientes corporativos y contactos expresaron su preocupación por el impacto económico potencial del brote de Covid-19. Fue a partir del 9 de marzo que las acciones incluyeron la restricción de los visitantes a las oficinas y la promoción del teletrabajo, comentan.

Quienes manejan los efectos económicos de esta crisis de manera clara y compasiva crean más valor para sus empresas y salen de esta pandemia más fuertes que nunca.

Sin embargo, solo unos días después, ya están considerándose los despidos y, según explican los autores, una encuesta encontró que la gran mayoría de directivos está evaluando medidas financieras frente a la pandemia del Covid-19.

La reducción de gastos es comprensible, pues los líderes son responsables de tomar decisiones adecuadas para mantener a flote la empresa. Sin embargo, el artículo destaca que “quienes manejan los efectos económicos de esta crisis de manera clara y compasiva crean más valor para sus empresas y salen de esta pandemia más fuertes que nunca”.

Por eso, los autores brindan una serie de recomendaciones a tomar en cuenta antes de pensar en despidos.

como evitar despidos innecesarios por el coronavirus

Comunicación abierta

El artículo de HBR indica que muchos líderes temen que la empresa auyente a sus mejores talentos si admite que enfrenta tiempos difíciles. Supuestamente, los colaboradores se preocuparán menos si la organización no muestra la situación real. Pero enfatizan que esto es totalmente alejado de la realidad.

Para nadie es secreto que ya estamos atravesando una pandemia y que determinados sectores de la economía están siendo golpeados por los cambios en el comportamiento de los consumidores como resultado del Covid-19. Todo el mundo sabe también que la desaceleración en algunas partes de la economía y una mayor incertidumbre podrían afectar también a su empresa.

Los autores animan a ser muy transparente con los empleados respecto a la salud financiera de la empresa.

Los autores animan a ser muy transparente con los empleados respecto a la salud financiera de la empresa y los objetivos que priorizará la organización. De esta manera, explican, se evitará que los empleados busquen adivinar el futuro que les espera.

Los objetivos varían en cada organización, pero recomiendan no comunicar declaraciones vacías en las que uno mismo no cree, como por ejemplo: “Ponemos a nuestros empleados en primer lugar”. Estas declaraciones no solo son confusas, sino que pueden llegar a ser contraproducentes en momentos en que las personas tienen gran preocupación por sus empleos.

En lugar de ello, los autores recomiendan ser específico. Por ejemplo, hay que decir directamente que se buscará salvar puestos de trabajo y también cumplir con los compromisos bancarios.

Compartir el dolor de los colaboradores

Si la empresa ha decidido hacer recortes salariales para evitar los despidos, se debe liderar con el ejemplo apuntan los autores del artículo señalando que se debe incluir recortes que impacten en uno mismo. De no hacerse, se corre el riesgo de que el personal se sienta como un salvavidas, sacrificándose para que el nivel “C” no se vea afectado.

Se debe conseguir el compromiso del recorte salarial de los líderes senior, afirman en el artículo. Como CEO debes asumir el recorte salarial más alto, precisan. Ya es conocido el caso de una aerolínea cuyos directivos aceptarán recortes salariales en medio de una contracción que se aproxima para la industria.

socios de negocios que se dan la mano para ayudarse

Tormenta de ideas

Muchos directivos tienen temor de abrir una caja de pandora si solicitan ideas a sus empleados (crowdsourcing) acerca de las acciones que podría tomar la empresa. Los temores pueden ser que los colaboradores se sientan resentidos si sus ideas no son seleccionadas o que se esparza la percepción de que la dirección no tiene control de la situación.

Pero los autores advierten que el crowdsourcing no tiene que significar caos. Fundamentándose en su experiencia, Tarki, Levy y Weiss afirman que es fundamental pedir a los colaboradores que expresen sus ideas. Pero no solo hay que decirles que te preocupas por lo que piensan, sino demostrarlo. De esta manera se tendrá una mayor aceptación de las iniciativas que decidas adoptar por delante.

Es fundamental pedir a los colaboradores que expresen sus ideas. Pero no solo hay que decirles que te preocupas por lo que piensan, sino demostrarlo.

Como ejemplo, el artículo menciona el caso del Centro Médico Beth Israel Diaconess (BIDMC) al adoptar la práctica de crowdsourcing acerca de la reducción de costos después de la crisis financiera del 2008. Efectivamente, explican, los empleados apreciaron la apertura al punto que defendieron la salida de colegas descontentos que pretendían sabotear el proceso.

Pero ¿cómo iniciar el proceso de crowdsourcing? Los líderes deberían desplegar las bases, explicando que se busca priorizar iniciativas con los requerimientos de capital más bajos posibles, perfiles de bajo riesgo, probado impacto positivo en el flujo de caja, mayores opciones de salvar puestos de trabajo, etc. Luego, hay que demostrar que realmente que estás abierto a las ideas de tu equipo, recomiendan los expertos.

Inclusive, anotan, se pueden presentar las alternativas finalistas al equipo y permitirles que indiquen la opción que prefieren. La conclusión es que no pierdes control mediante este tipo de prácticas, anotan los autores. Al contrario, señalan, mejora tu posición como líder.

directivo compartiendo ideas con sus empleados

Analiza todas las opciones (incluso las poco convencionales)

Todas las opciones no obvias deben ser consideradas antes de proceder con los despidos. Una semana laboral de cuatro semanas para puestos en los que hay capacidad en exceso reduciría el costo de personal en aproximadamente 20 % (asumiendo que algunos costos se mantendrán). Algunos colaboradores estarían dispuestos a trabajar media jornada sabiendo que eso salvará empleos, se explica en el artículo.

También se puede ofrecer a los empleados licencia sin goce de haber, si así lo desean. Considerar esta licencia dentro de un “año sabático” puede ayudar a eliminar parte del estigma de la ausencia. Inclusive, anotan los autores, es probable que los colaboradores deseen haber tenido antes estas opciones.

Algunos colaboradores estarían dispuestos a trabajar media jornada sabiendo que eso salvará empleos.

Al quedar en claro que lo que se está buscando es evitar despidos, probablemente veas que los empleados están dispuestos a realizar sacrificios personales en lo referente al congelamiento de aumentos salariales, suspensión de bonificaciones, eliminación de horas extra y otras medidas de ahorro de costos.

Los autores del artículo animan a tratar de manera especial la reducción de sueldos en los niveles más bajos para proteger a los empleados que son más vulnerables. Por ejemplo, se puede reducir los salarios de los empleados que más ganan en un 10 %, mientras que los de salarios de rango medio en 5 %. A los demás se les reduciría la mitad de ese porcentaje.

Eso es lo que hizo el BIDMC, reseña el artículo, durante una reducción de costos. Los colaboradores apreciaron que los líderes senior intentaran toda clase de soluciones creativas para minimizar el recorte de puestos de trabajo.

Actuar con serenidad

Los autores afirman que ser un líder en tiempos turbulentos puede poner los pelos de punta. Si se actúa demasiado rápido podría resultar que se exageró. Pero si se actúa con mucha lentitud el negocio podría desaparecer. Lo prudente sería tener la capacidad de mantener la calma durante una situación crítica.

A continuación, recomiendan en primer lugar reconocer que por muy malas que se vean las cosas, la ayuda del gobierno puede estar disponible. Muchos líderes empresariales recuerdan que hubo resistencia hacia los paquetes de estímulos económicos después de la crisis financiera del 2008. Parte de esa resistencia fue debido al resentimiento público por rescatar a las instituciones financieras que habían ocasionado la crisis.

Se debe liderar con compasión, especialmente por los miembros vulnerables de la organización.

Es más probable que el público apoye los paquetes de estímulo económico en la coyuntura actual donde es difícil culpar a una industria en particular por la recesión. Y la ayuda económica también podría ser dirigida hacia las empresas que evitan despidos.

Asimismo, el artículo anima a que no trates todos los indicadores negativos de tu negocio de la misma manera. Explican que si tu cliente es un cine y solicitan pausar tu proyecto, tienes razones para creer que no será posible que no lo reanuden pronto, dado que la industria de los teatros está recibiendo un duro golpe financiero.

Sin embargo, si tu cliente es un hospital que dice les gustaría poner pausa al proyecto para que puedan enfocarse en el alto volumen de pacientes a atender en este momento, vale la pena que le muestres a su equipo de negocios que entiendes sus prioridades actuales.

También resulta razonable explicarles que tú estás tratando de entender de qué manera impactará económicamente esta pandemia en tu empresa y les puedes pedir sostener una charla abierta para que te ayuden a entender qué tan probable es que continúen con el proyecto una vez que se calmen las cosas.

Es durante una crisis donde las personas prefieren hacer sacrificios si eso significa que su compañía puede ayudar a más colegas a conservar sus puestos de trabajo.

Pero mantener la calma no significa que seas frío con las necesidades de tu equipo, apuntan los autores. Este es un momento para mostrar empatía, más que para distanciarte emocionalmente de tu gente, sentencian.

En el artículo animan a liderar con compasión, especialmente por los miembros vulnerables de la organización. Un error común es que las personas velen por sí mismas en tiempos de turbulencia.

Por el contrario, precisan los autores, según su experiencia, es durante una crisis donde las personas prefieren hacer sacrificios si eso significa que su compañía puede ayudar a más colegas a conservar sus puestos de trabajo.

Es difícil pasar por una recesión y tomar decisiones duras para mantener la empresa a flote. Sin embargo, concluyen que si lideras con compasión tocarás las vidas de tus colaboradores de una forma extraordinaria y saldrás de esta desaceleración más fuerte que nunca, mejorando los valores compartidos de tu equipo de trabajo.

Ser un líder hábil y eficiente en la dirección de personas es el principal reto que deben afrontar los directivos en la coyuntura actual. Los programas del PAD-Escuela de Dirección brindan las herramientas para poder desarrollar al máximo estas capacidades y poder gestionar situaciones de crisis como la actual.

Te invitamos a revisar más información sobre los programas del PAD aquí.