<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=255057379578934&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La importancia de gestionar bien la propiedad en la empresa familiar

17 de junio 2022

Carlos Arbesú

Autor:
Carlos Arbesú
Director de la Cátedra de Empresas Familiares del PAD-Escuela de Dirección

De ordinario, los problemas de continuidad de las empresas familiares suelen achacarse a la gestión emocional de los miembros de la familia y muy especialmente a los roces que surgen del trabajo en común; funciones poco definidas, indisciplina, retribución poco equitativa, etc. En algunos casos, también se menciona la falta de una instancia de gobierno o directorio como fuente de problemas o “techo de cristal” para la transición generacional. 

Sin embargo, el alineamiento de la propiedad con las necesidades del negocio a futuro no suele advertirse a primera vista, pues los miembros de las familias empresarias no suelen plantearse esta cuestión. La 2ª generación hereda una situación de sus padres, los fundadores de la empresa, que transmiten a la 3ª generación y así sucesivamente. Únicamente, cuando hay conflictos graves se arbitran medidas para facilitar la salida de la empresa de miembros conflictivos. 

La prudencia, no obstante, exige que las familias responsables atiendan a su estructura de propiedad y distribución accionarial como uno de los temas habituales tanto del directorio como del consejo de familia. Hacer un continuo seguimiento del correcto alineamiento de la propiedad con el futuro deseado para la empresa es una de las primeras responsabilidades de gobierno de directorio y consejo de familia. La distribución de la propiedad entre los miembros de la familia no puede ser “el elefante en la habitación” de la empresa familiar; es decir, aquello que todos ven, pero de lo que nadie se atreve a hablar. 

El directorio y el consejo de familia tienen el deber de preguntarse:

  • ¿Están los accionistas debidamente educados y entienden el negocio?
  • ¿Es adecuada la estructura de propiedad para las necesidades del negocio?
  • ¿Hay alguna inequidad entre familiares en la propiedad que no esté justificada?
  • ¿Hay accionistas que no desean serlo?
  • ¿Está la sucesión de las acciones debidamente planificada?
  • ¿Debemos llevar la propiedad a una estructura holding, o a un trust, o a un fideicomiso?

Nada obstaculiza más el crecimiento de una empresa familiar que una estructura accionarial defectuosa o mal pensada, y ninguna familia piensa en esto de modo espontáneo. A la vez, trabajamos en un entorno de gran liquidez y movimiento de capitales por lo que se ha facilitado enormemente la posibilidad de salida de empresas familiares a bolsa o la entrada de fondos de capital riesgo en el capital de empresas familiares.

Todo ello aconseja atender con prudencia a cada situación familiar no dando por sentado que la estructura de propiedad actual es la adecuada a futuro, y desde el directorio y el consejo de familia reflexionar y cuestionarse cual debiera ser la estructura más equilibrada y alineada con la estrategia y visión de futuro, para en su caso aconsejar los cambios que ayuden a una clara mejoría y a un nuevo marco de estabilidad familiar. 

 

Para facilitar una adecuada gestión de la propiedad de la empresa familiar, junto con la familia y el negocio, y asegurar la continuidad a través de las generaciones, el PAD-Escuela de Dirección ofrece el Seminario para la Alta Dirección: Gestión Responsable de la Propiedad de la Familia Empresaria.

A través de este seminario, gestionarás un equilibrio adecuado entre los accionistas y alinearás el accionariado de la empresa familiar con la visión de futuro de la compañía, lo cual resulta crítico para el éxito de los negocios y el bienestar de la familia.

Te invitamos a participar del Seminario para la Alta Dirección: Gestión Responsable de la Propiedad de la Familia Empresaria.